martes, 13 de noviembre de 2012

DE LO DIFICIL QUE HACEMOS LAS COSAS LOS MAYORES

Me conozco desde siempre, porque nací ya así inquieta viva, alegre y optimista,  y a penas he cambiado mucho, porque siempre he dicho que necesitaba  mi lado infantil para sobrellevar el duro mundo de los mayores, y aunque me voy haciendo ya mayor , hay veces sumergirse con niños que dan ilusión , energía, ganas de vivir, ha sido necesario para superar muchas cosas.
Puedo decir que mi vida puede parecer triste , y que al leer mi blog muchos me comentaron en plan tragedia,  pero no cambiaría mi vida por nada, es que mi vida es así , y así soy yo tragicómica, paso del llanto a  la risa, y de la risa al llanto, y si en los momentos mas dificiles, siempre pienso en la mayor bobada, en los juicios siempre hay un detalle, que encuentro dentro de la seriedad, como satírico, y es que herede el humor de mi padre.Aún teniendo dolores, era capaz de reírse al oírme hablar francés.
En mi infancia, mi compañera de juegos era y sigue  siendo mi hermana, ahora la llamo compañera de alcoba y a veces, nos reímos de todo y, otras nos contamos las penas, pero desde niñas ella dormía en la litera de arriba y yo en la de abajo, siempre me llamaba psss, hacia con la boca y yo ya me despertaba, y nos poníamos a jugar con revistas de ropa de mi madre, o con mariquitas que me hacia mi hermana , me las hacia preciosas.
Siempre fuimos muy humildes y mi padre, siempre nos prohibió coger la propina de nadie, decía que era de mala educación, eramos niñas que nos portábamos muy bien siempre fuera de casa, tal y como mi padre decía, pero dentro hacíamos lo que queríamos,  y desarrollamos mucho la imaginación, ya que en la zona que vivimos antes había mucho por llamarlo así macarra, y no bajamos a la calle, cuando hacíamos algo mi madre nos decía ya veras cuando venga tu padre, y nos poníamos nerviosos, pero cuando llegaba mi padre , el castigo era el de siempre, ponerte el pijama, y jugar con el a las cartas.Mi padre salía en traje, pero llegaba a casa y él estaba siempre en pijama. Adoraba jugar con los niños , sobre todo con los rebeldes porque él fue un rebelde y con mucha causa.
Si mi  padre viera las cosas que yo he visto en el mundo del menor, sufriría mucho.Los mayores complicamos las cosas de una manera ilógica, el niño es un ser humano, hay padres que piensan que el hijo es su propiedad, y lo utilizan para sus fines, como en los juicios de divorcio, no me gusta coger estos casos , pero el panorama, no esta para ir eligiendo, y he visto tristemente sufrir a niños , a los que nadie entiende, a los que nadie escucha.
Los niños de ahora, no son los de antes, pero tampoco los padres lo son, es muy complicado el mundo del menor, pero cuando una madre decide vengarse contra su ex marido, o viceversa, el que sufre es siempre el menor, ese al que dedicamos tan poco tiempo, porque hubo un tiempo antes de la crisis, que todos trabajaban y , los menores veían películas poco recomendadas , y juegos tampoco nada aconsejables, y si  nos gustaba ver un programa, pues el menor ve lo que ven sus padres, y en la televisión hay tanta violencia fisica y verbal, y un niño es como una esponja , absorve todo antes , y comemos con los telediarios, es lógico que el niño de hoy no le impresione la palabra muerte, en una época en la que hay que endurecer la ley del menor, hay que hacer una reflexión, que hemos hecho con ellos?
Cuando podía ver a mis sobris,que venían a jugar conmigo solamente ,y como locos,  les hacia desarrollar su imaginación, los niños de hoy a penas tienen imaginación, y tienen móviles, y consolas y muchos juguetes.Antes no teníamos ni móviles, ni nada, y creo que estabamos mejor, solo habia juguetes en reyes y uno por niño, y en tu cumpleaños te regalaban algo necesario, pijama ,bata, chandal.Pero yo recuerdo que sabiamos jugar , y lo recuerdo con felicidad, y sin embargo al menor de hoy ,le veo que se cansa de todo, y que salvo excepciones, son individualistas , se cuelgan al whashap y a la red social,, y no tienen responsabilidad.
Yo de pequeña ya sabía que tenia mis tareas,, mi madre bordaba en casa y yo hacia  los recados,  cada una eligió hacer una cosa, era un rol que asumiamos y no protestabamos, y los hermanos mayores cuidaban de los pequeños y nos enseñaban cosas, mi madre me enseño la tabla ,, y a pronunciar r y s, que me costo un montón.Yo creo que somos egoístas e individualistas , y no escuchamos al menor hasta que llega a una edad, en la que ya no podemos controlarle.
No sé yo tenía unos valores, y en el colegio me fue mal porque eran niñas muy ñoñas, y no les interesaba la poesía ni la politíca, pero en el instituto fue mi época feliz, con aquellos maravillosos profesores, a los que muchos hemos seguido visitando, y si , sigo siendo la misma mi lado adulto, a veces necesita ser la niña que busca de la mayor pena , algo de sentido del humor, HAY QUE SUMERGIRSE EN EL MUNDO DE LOS MENORES  PARA LUEGO SOPORTAR A LOS MAYORES



No hay comentarios:

Publicar un comentario